Mensaje del presidente

“Te ganarás el pan con el sudor de tu frente, hasta que vuelvas a la misma tierra de la cual fuiste sacado.” Génesis 3:19

En el principio de la Creación, apenas disfrutábamos de las maravillas del Edén cuando Dios nos bendijo con los hijos, y a causa de nuestra desobediencia, nos castigó de manera irrevocable con la institución del trabajo como único camino para la supervivencia.

Desde entonces la humanidad trabaja, y alrededor de esta práctica las relaciones se han articulado de tal forma que “se trabaja para uno” o “se trabaja para otro”, pero en mayor o menor medida trabajamos todos.

La regularización y las reglas del juego del trabajo se han ido “purificando” a lo largo de milenios. La abolición de la esclavitud -como parte de las luces de la Ilustración, las conquistas de la Revolución Francesa y la implantación del modelo económico de la Revolución Industrial- dio vida al obrero y a la remuneración.

No se puede mirar atrás sin hacer un acápite especial al 1 de mayo de 1886, cuando la movilización de unos trabajadores en Francia logró la reducción de la jornada laboral a 8 horas diarias. Desde entonces es mucho lo que ha llovido en el mundo, y la humanidad se enfrenta a nuevas realidades en todos los ámbitos…

Ya en pleno siglo XXI, y en la República Dominicana, nos encontramos sumergidos en el proceso de adaptación de un Código Laboral que tiene dos décadas sin ser revisado. Este tema ha sido de especial interés para la ACIS, cuya propuesta se resume en garantizar los deberes, derechos y el bienestar tanto del empleado como del empleador, en tiempos donde la crisis es una amenaza para todos.

Todo el gremio empresarial existente se ha alineado en este sentido en pos de un equilibrio procesal que no lesione los intereses de ninguna de las partes. Para nosotros ha sido un gran tema para la reflexión, hemos profundizado en los detalles y creemos que esa reforma, justa y equitativa, es posible.

Algunas de las páginas de esta edición del Empresario están dedicadas a este tema que tanto ha dado de qué hablar. En lo particular, mi expectativa es que haya una nueva fecha que incluir en la historia del Trabajo, por lo menos en este país, y es que sea aquella en que el Código Laboral Dominicano logre la perfecta equidad.

Sandy Filpo

ACIS © 2015. Todos los derechos reservados. Desarrollado por Elefante Azul.